Cuartel

Nuestro Cuartel
Es para mí un gran Honor el poder realizar una breve reseña de lo que ha transcurrido en estos 47 años de servicio de la Séptima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, “Bomba Macul”, en el tema de nuestros cuarteles.
Corría el mes de junio del año 1962, cuando un grupo de vecinos, consolida un anhelado proyecto, la creación de una Compañía de Bomberos en el Barrio denominado “Villa Macul”, se daban los primeros pasos para cimentar una institución orientada a ayudar a la ciudadanía y principalmente a nuestros vecinos. Pasaron los primeros 12 meses y ese grupo  de voluntarios comenzaba su carrera para ser reconocida como una más del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, quién a la fecha ya contaba con 6 compañías. Nuestro Fundadores reconocen que dentro de los primeros requisitos para ser Compañía había que tener una dotación de 40 Voluntarios debidamente uniformados, un Carro Bomba y un Cuartel donde cobijar a los anteriores.
 La tarea no fue fácil, pero debía ser respondida de acuerdo a lo solicitado, se puso en marcha un elaborado plan para obtener estos requisitos, pero el que mayor costo, sacrificio y sudor de muchos jóvenes de la época fue la construcción del primer Cuartel que cobijaría a la Séptima Compañía…. Aquel que fue construido ladrillo a ladrillo, colocado por manos inexpertas, pero que con un gran corazón dieron forma a ese querido Cuartel, el Cuartel de nuestros Fundadores, el cual consistía en una espaciosa sala de máquinas, en la cual se vivirían los primeros años de servicio, posteriormente la necesidad obligo a ampliarlo en numerosas oportunidades, se construyó la Guardia Nocturna, la casa del Cuartelero, la primera oficina, así vino también la añorada sala de Casino, espacio donde se podía estar más cómodo. De este modo el Cuartel fue creciendo de acuerdo a la necesidad del momento que la Compañía pedía realizar.

 

En 1986, comienza una nueva generación de Oficiales, ellos proyectan la primera ampliación al cuartel, este deberá crecer para albergar una Sala de Sesiones, una recepción, una sala de televisión más confortable, oficinas administrativas y ejecutiva, no fue fácil, el proyecto nace en el seño de la Compañía, pero es necesario contar con un financiamiento. Los oficiales de la época realizan varias gestiones buscando el dinero para dar inicio a este proyecto. Al mismo tiempo nace la nueva Comuna de Macul, y esto es el principio de una relación que se ha mantenido durante muchos años.
La municipalidad acuerda financiar la ampliación, para tal efecto envía cuadrillas de trabajadores, que dada la situación de crisis económica del país en esos años, estos pertenecían a programas laborales con el POHJ y el PEM, gracias a ellos, y nuevamente al empuje de nuestros Oficiales se construyó un Cuartel más acogedor para las actividades diarias del servicio.
Si bien yo ya era Voluntario en el año 1986, y participamos activamente en esta ampliación, vienen a mi mente como aquellos Voluntarios participaron en ese proyecto.

 Ya en el año 2006, siendo Director de la Compañía, trabajamos en un proyecto que a la fecha estaba detenido por diferentes motivos, tuvimos que esperar tres largos años que nuestras gestiones dieran resultados, visitas constantes al municipio, solicitudes de información a la Junta Nacional, reuniones en la Intendencia, etc. En el año 2006, junto al Superintendente de la época, don Milton Rozas S. se realizaron las últimas gestiones que dieron luz para que se aprobara este ansiado proyecto, ya aprobado los fondos debíamos esperar que el proyecto se licitara por parte del municipio. A los dos meses se nos informó que la Empresa Constructora Coir, era la ganadora y que las obras comenzaban en Octubre del 2006, con un plazo aproximado de 12 meses de construcción.


Dicho plazo se cumplió y mes a mes fuimos testigos como el sueño en papel se iba materializando día a día, era impresionante, primera vez que tendríamos un segundo piso. Esta obra no estuvo exenta de problemas, muchas veces no estábamos de acuerdo en la forma y fondo que la constructora utilizaba para avanzar en la obra, pero con tenacidad pudimos lograr que se realizara todo lo solicitado para el bien de nuestra Compañía.

  En julio del 2007, se inaugura frente a todas las autoridades del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa y de la Municipalidad de Macul, este nuevo Edificio que alberga hoy a toda la comunidad que constituye la Séptima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa.
Sergio Gallagher Godoy - Director de la Compañía año 2006